La Manousheria

Diseño de local de hostelería en Zaragoza

La Manousheria

Diseño de local de hostelería en Zaragoza

La Manousheria

Diseño de local de hostelería en Zaragoza

La Manousheria

Diseño de local de hostelería en Zaragoza

La Manousheria

Diseño de local de hostelería en Zaragoza

La Manousheria en Zaragoza es uno de esos proyectos dentro de un estudio creativo que suponen un punto de inflexión, un ejemplo de complejidad bien coordinada solucionada problema a problema.

La Manousheria en Zaragoza es uno de esos proyectos dentro de un estudio creativo que suponen un punto de inflexión, un ejemplo de complejidad bien coordinada solucionada problema a problema.

La Manousheria en Zaragoza es uno de esos proyectos dentro de un estudio creativo que suponen un punto de inflexión, un ejemplo de complejidad bien coordinada solucionada problema a problema.

La Manousheria en Zaragoza es uno de esos proyectos dentro de un estudio creativo que suponen un punto de inflexión, un ejemplo de complejidad bien coordinada solucionada problema a problema.

La Manousheria en Zaragoza es uno de esos proyectos dentro de un estudio creativo que suponen un punto de inflexión, un ejemplo de complejidad bien coordinada solucionada problema a problema.

Cliente: Michel
Superficie: 70 m2
Estado:
Finalizado
Cronología:Mayo 2019 - Junio 2020
Localización: Zaragoza
Tipo de obra: Local de Hostelería

Cliente: Michel
Superficie: 70 m2
Estado:
Finalizado
Cronología:Mayo 2019 - Junio 2020
Localización: Zaragoza
Tipo de obra: Local de Hostelería

Cliente: Michel
Superficie: 70 m2
Estado:
Finalizado
Cronología:Mayo 2019 - Junio 2020
Localización: Zaragoza
Tipo de obra: Local de Hostelería

Cliente: Michel
Superficie: 70 m2
Estado:
Finalizado
Cronología:Mayo 2019 - Junio 2020
Localización: Zaragoza
Tipo de obra: Local de Hostelería

Cliente: Michel
Superficie: 70 m2
Estado:
Finalizado
Cronología:Mayo 2019 - Junio 2020
Localización: Zaragoza
Tipo de obra: Local de Hostelería

A Las condiciones de contorno habituales relacionadas con un proyecto de restauración se le sumaron la integración de una nueva cultura, la adaptación arquitectónica de un Business plan innovador y la creación de una imagen de marca.

Todo ello aderezado con la inclusión del proyecto dentro la rehabilitación integral de un edificio donde Cronotopos estaba trabajando con un segundo cliente y, por si no fuera poco, con el compromiso adicional de hacer un proyecto de éxito para Michel Abi Nader, un muy buen amigo del estudio que nos ayudó con nuestro proyecto en Arabia Saudita

A Las condiciones de contorno habituales relacionadas con un proyecto de restauración se le sumaron la integración de una nueva cultura, la adaptación arquitectónica de un Business plan innovador y la creación de una imagen de marca.

Todo ello aderezado con la inclusión del proyecto dentro la rehabilitación integral de un edificio donde Cronotopos estaba trabajando con un segundo cliente y, por si no fuera poco, con el compromiso adicional de hacer un proyecto de éxito para Michel Abi Nader, un muy buen amigo del estudio que nos ayudó con nuestro proyecto en Arabia Saudita

A Las condiciones de contorno habituales relacionadas con un proyecto de restauración se le sumaron la integración de una nueva cultura, la adaptación arquitectónica de un Business plan innovador y la creación de una imagen de marca.

Todo ello aderezado con la inclusión del proyecto dentro la rehabilitación integral de un edificio donde Cronotopos estaba trabajando con un segundo cliente y, por si no fuera poco, con el compromiso adicional de hacer un proyecto de éxito para Michel Abi Nader, un muy buen amigo del estudio que nos ayudó con nuestro proyecto en Arabia Saudita

A Las condiciones de contorno habituales relacionadas con un proyecto de restauración se le sumaron la integración de una nueva cultura, la adaptación arquitectónica de un Business plan innovador y la creación de una imagen de marca.

Todo ello aderezado con la inclusión del proyecto dentro la rehabilitación integral de un edificio donde Cronotopos estaba trabajando con un segundo cliente y, por si no fuera poco, con el compromiso adicional de hacer un proyecto de éxito para Michel Abi Nader, un muy buen amigo del estudio que nos ayudó con nuestro proyecto en Arabia Saudita

A Las condiciones de contorno habituales relacionadas con un proyecto de restauración se le sumaron la integración de una nueva cultura, la adaptación arquitectónica de un Business plan innovador y la creación de una imagen de marca.

Todo ello aderezado con la inclusión del proyecto dentro la rehabilitación integral de un edificio donde Cronotopos estaba trabajando con un segundo cliente y, por si no fuera poco, con el compromiso adicional de hacer un proyecto de éxito para Michel Abi Nader, un muy buen amigo del estudio que nos ayudó con nuestro proyecto en Arabia Saudita

El trabajo de estudio consistió en el diseño y construcción de un establecimiento hostelero abordándolo desde todos los niveles; licencia de apertura, diseño gráfico, rehabilitación, reforma, interiorismo y construcción y direccion de obra. Todo ello bajo el amparo de un presupuesto establecido con el que hubo que adaptarse para que el establecimiento fuera viable.

El trabajo de estudio consistió en el diseño y construcción de un establecimiento hostelero abordándolo desde todos los niveles; licencia de apertura, diseño gráfico, rehabilitación, reforma, interiorismo y construcción y direccion de obra. Todo ello bajo el amparo de un presupuesto establecido con el que hubo que adaptarse para que el establecimiento fuera viable.

El trabajo de estudio consistió en el diseño y construcción de un establecimiento hostelero abordándolo desde todos los niveles; licencia de apertura, diseño gráfico, rehabilitación, reforma, interiorismo y construcción y direccion de obra. Todo ello bajo el amparo de un presupuesto establecido con el que hubo que adaptarse para que el establecimiento fuera viable.

El trabajo de estudio consistió en el diseño y construcción de un establecimiento hostelero abordándolo desde todos los niveles; licencia de apertura, diseño gráfico, rehabilitación, reforma, interiorismo y construcción y direccion de obra. Todo ello bajo el amparo de un presupuesto establecido con el que hubo que adaptarse para que el establecimiento fuera viable.

El trabajo de estudio consistió en el diseño y construcción de un establecimiento hostelero abordándolo desde todos los niveles; licencia de apertura, diseño gráfico, rehabilitación, reforma, interiorismo y construcción y direccion de obra. Todo ello bajo el amparo de un presupuesto establecido con el que hubo que adaptarse para que el establecimiento fuera viable.

El proyecto se plantea bajo la existencia de dos mundos que separan el restaurante en dos desde su fachada hasta su interior.

Por un lado, existe el topos ordenado, limpio y pulcro representado con colores claros y baldosines cerámicos blancos donde se elabora la materia prima, se cocina y se sirve. El mundo libanés de Michel donde se asientan toda clase de maquinas entre las que se encuentran el único horno refractario libanés de España y una laminadora tradicional entre otros que hacen de ese espacio el motor y cerebro de la Manousheria.

Mientras el espacio servidor del proyecto esta perfectamente calculado neurona a neurona y máquina a maquina, el TOPOS servido se convierte en un mundo misceláneo e integrador que busca reflejar la esencia tradicional libanesa a través de materiales en bruto como son el acero,el vidrio y la naturaleza y la abstracción de un mundo contemporáneo a través de la generación de un vaso de micro cemento, la utilización de materiales como el OSB y luz indirecta.

El proyecto se plantea bajo la existencia de dos mundos que separan el restaurante en dos desde su fachada hasta su interior.

Por un lado, existe el topos ordenado, limpio y pulcro representado con colores claros y baldosines cerámicos blancos donde se elabora la materia prima, se cocina y se sirve. El mundo libanés de Michel donde se asientan toda clase de maquinas entre las que se encuentran el único horno refractario libanés de España y una laminadora tradicional entre otros que hacen de ese espacio el motor y cerebro de la Manousheria.

Mientras el espacio servidor del proyecto esta perfectamente calculado neurona a neurona y máquina a maquina, el TOPOS servido se convierte en un mundo misceláneo e integrador que busca reflejar la esencia tradicional libanesa a través de materiales en bruto como son el acero,el vidrio y la naturaleza y la abstracción de un mundo contemporáneo a través de la generación de un vaso de micro cemento, la utilización de materiales como el OSB y luz indirecta.

El proyecto se plantea bajo la existencia de dos mundos que separan el restaurante en dos desde su fachada hasta su interior.

Por un lado, existe el topos ordenado, limpio y pulcro representado con colores claros y baldosines cerámicos blancos donde se elabora la materia prima, se cocina y se sirve. El mundo libanés de Michel donde se asientan toda clase de maquinas entre las que se encuentran el único horno refractario libanés de España y una laminadora tradicional entre otros que hacen de ese espacio el motor y cerebro de la Manousheria.

Mientras el espacio servidor del proyecto esta perfectamente calculado neurona a neurona y máquina a maquina, el TOPOS servido se convierte en un mundo misceláneo e integrador que busca reflejar la esencia tradicional libanesa a través de materiales en bruto como son el acero,el vidrio y la naturaleza y la abstracción de un mundo contemporáneo a través de la generación de un vaso de micro cemento, la utilización de materiales como el OSB y luz indirecta.

El proyecto se plantea bajo la existencia de dos mundos que separan el restaurante en dos desde su fachada hasta su interior.

Por un lado, existe el topos ordenado, limpio y pulcro representado con colores claros y baldosines cerámicos blancos donde se elabora la materia prima, se cocina y se sirve. El mundo libanés de Michel donde se asientan toda clase de maquinas entre las que se encuentran el único horno refractario libanés de España y una laminadora tradicional entre otros que hacen de ese espacio el motor y cerebro de la Manousheria.

Mientras el espacio servidor del proyecto esta perfectamente calculado neurona a neurona y máquina a maquina, el TOPOS servido se convierte en un mundo misceláneo e integrador que busca reflejar la esencia tradicional libanesa a través de materiales en bruto como son el acero,el vidrio y la naturaleza y la abstracción de un mundo contemporáneo a través de la generación de un vaso de micro cemento, la utilización de materiales como el OSB y luz indirecta.

El proyecto se plantea bajo la existencia de dos mundos que separan el restaurante en dos desde su fachada hasta su interior.

Por un lado, existe el topos ordenado, limpio y pulcro representado con colores claros y baldosines cerámicos blancos donde se elabora la materia prima, se cocina y se sirve. El mundo libanés de Michel donde se asientan toda clase de maquinas entre las que se encuentran el único horno refractario libanés de España y una laminadora tradicional entre otros que hacen de ese espacio el motor y cerebro de la Manousheria.

Mientras el espacio servidor del proyecto esta perfectamente calculado neurona a neurona y máquina a maquina, el TOPOS servido se convierte en un mundo misceláneo e integrador que busca reflejar la esencia tradicional libanesa a través de materiales en bruto como son el acero,el vidrio y la naturaleza y la abstracción de un mundo contemporáneo a través de la generación de un vaso de micro cemento, la utilización de materiales como el OSB y luz indirecta.

El resultado es un interiorismo con cierto toque neoindustrial que deja espacio a un CRONOS cambiante que expande y contrae el número de comensales dependiendo de las necesidades de ocupación. En este espacio cambiante que representa el corazón y sentimiento del proyecto se genera una malla de corrugado 20x20 con la suficiente rigidez para estacionalmente colgar de él aquellos elementos de interiorismo que hacen de la Manousheria un elemento vivo. Un tenedor, una maceta, una planta o cualquier otro elemento pueden ser susceptibles de ser colgados de ese tablero de juego que se pone a disposición de Michel para representar la estacionalidad del interiorismo.

La fachada, honesta con el edificio en el que se integra, muestra la dualidad interna pero aporta un toque de abstracción y, a su vez, obtiene una funcionalidad extraordinaria mediante la generación de dos puertas industriales que abatiéndose sobre sí mismas consiguen obtener sitio para ocho comensales adicionales. Una solución que justifica con creces el elevado precio de las puertas al ser estas mismas una fuente de ingresos extraordinarios para el restaurante.

A día de hoy, CoVid-19 mediante, podemos asegurar orgullosos que el proyecto de la Manousheria ha sido un éxito, haciéndose eco en los principales magazines de la ciudad gracias al buen trabajo de un estudio de arquitectura, un cliente inquieto conocedor de su empresa y, sobre todo, del trabajo conjunto de estudio y cliente.

El resultado es un interiorismo con cierto toque neoindustrial que deja espacio a un CRONOS cambiante que expande y contrae el número de comensales dependiendo de las necesidades de ocupación. En este espacio cambiante que representa el corazón y sentimiento del proyecto se genera una malla de corrugado 20x20 con la suficiente rigidez para estacionalmente colgar de él aquellos elementos de interiorismo que hacen de la Manousheria un elemento vivo. Un tenedor, una maceta, una planta o cualquier otro elemento pueden ser susceptibles de ser colgados de ese tablero de juego que se pone a disposición de Michel para representar la estacionalidad del interiorismo.

La fachada, honesta con el edificio en el que se integra, muestra la dualidad interna pero aporta un toque de abstracción y, a su vez, obtiene una funcionalidad extraordinaria mediante la generación de dos puertas industriales que abatiéndose sobre sí mismas consiguen obtener sitio para ocho comensales adicionales. Una solución que justifica con creces el elevado precio de las puertas al ser estas mismas una fuente de ingresos extraordinarios para el restaurante.

A día de hoy, CoVid-19 mediante, podemos asegurar orgullosos que el proyecto de la Manousheria ha sido un éxito, haciéndose eco en los principales magazines de la ciudad gracias al buen trabajo de un estudio de arquitectura, un cliente inquieto conocedor de su empresa y, sobre todo, del trabajo conjunto de estudio y cliente.

El resultado es un interiorismo con cierto toque neoindustrial que deja espacio a un CRONOS cambiante que expande y contrae el número de comensales dependiendo de las necesidades de ocupación. En este espacio cambiante que representa el corazón y sentimiento del proyecto se genera una malla de corrugado 20x20 con la suficiente rigidez para estacionalmente colgar de él aquellos elementos de interiorismo que hacen de la Manousheria un elemento vivo. Un tenedor, una maceta, una planta o cualquier otro elemento pueden ser susceptibles de ser colgados de ese tablero de juego que se pone a disposición de Michel para representar la estacionalidad del interiorismo.

La fachada, honesta con el edificio en el que se integra, muestra la dualidad interna pero aporta un toque de abstracción y, a su vez, obtiene una funcionalidad extraordinaria mediante la generación de dos puertas industriales que abatiéndose sobre sí mismas consiguen obtener sitio para ocho comensales adicionales. Una solución que justifica con creces el elevado precio de las puertas al ser estas mismas una fuente de ingresos extraordinarios para el restaurante.

A día de hoy, CoVid-19 mediante, podemos asegurar orgullosos que el proyecto de la Manousheria ha sido un éxito, haciéndose eco en los principales magazines de la ciudad gracias al buen trabajo de un estudio de arquitectura, un cliente inquieto conocedor de su empresa y, sobre todo, del trabajo conjunto de estudio y cliente.

El resultado es un interiorismo con cierto toque neoindustrial que deja espacio a un CRONOS cambiante que expande y contrae el número de comensales dependiendo de las necesidades de ocupación. En este espacio cambiante que representa el corazón y sentimiento del proyecto se genera una malla de corrugado 20x20 con la suficiente rigidez para estacionalmente colgar de él aquellos elementos de interiorismo que hacen de la Manousheria un elemento vivo. Un tenedor, una maceta, una planta o cualquier otro elemento pueden ser susceptibles de ser colgados de ese tablero de juego que se pone a disposición de Michel para representar la estacionalidad del interiorismo.

La fachada, honesta con el edificio en el que se integra, muestra la dualidad interna pero aporta un toque de abstracción y, a su vez, obtiene una funcionalidad extraordinaria mediante la generación de dos puertas industriales que abatiéndose sobre sí mismas consiguen obtener sitio para ocho comensales adicionales. Una solución que justifica con creces el elevado precio de las puertas al ser estas mismas una fuente de ingresos extraordinarios para el restaurante.

A día de hoy, CoVid-19 mediante, podemos asegurar orgullosos que el proyecto de la Manousheria ha sido un éxito, haciéndose eco en los principales magazines de la ciudad gracias al buen trabajo de un estudio de arquitectura, un cliente inquieto conocedor de su empresa y, sobre todo, del trabajo conjunto de estudio y cliente.

El resultado es un interiorismo con cierto toque neoindustrial que deja espacio a un CRONOS cambiante que expande y contrae el número de comensales dependiendo de las necesidades de ocupación. En este espacio cambiante que representa el corazón y sentimiento del proyecto se genera una malla de corrugado 20x20 con la suficiente rigidez para estacionalmente colgar de él aquellos elementos de interiorismo que hacen de la Manousheria un elemento vivo. Un tenedor, una maceta, una planta o cualquier otro elemento pueden ser susceptibles de ser colgados de ese tablero de juego que se pone a disposición de Michel para representar la estacionalidad del interiorismo.

La fachada, honesta con el edificio en el que se integra, muestra la dualidad interna pero aporta un toque de abstracción y, a su vez, obtiene una funcionalidad extraordinaria mediante la generación de dos puertas industriales que abatiéndose sobre sí mismas consiguen obtener sitio para ocho comensales adicionales. Una solución que justifica con creces el elevado precio de las puertas al ser estas mismas una fuente de ingresos extraordinarios para el restaurante.

A día de hoy, CoVid-19 mediante, podemos asegurar orgullosos que el proyecto de la Manousheria ha sido un éxito, haciéndose eco en los principales magazines de la ciudad gracias al buen trabajo de un estudio de arquitectura, un cliente inquieto conocedor de su empresa y, sobre todo, del trabajo conjunto de estudio y cliente.

Planta proyecto y flujos

Planta proyecto y flujos

Planta proyecto y flujos

Planta proyecto y flujos

Planta proyecto y flujos

local-hostelería-zaragoza-10

Dibujo realizado por Diego Chueca Casado, Arquitecto Junior en Cronotopos Arquitectura

Dibujo realizado por Diego Chueca Casado, Arquitecto Junior en Cronotopos Arquitectura

Dibujo realizado por Diego Chueca Casado, Arquitecto Junior en Cronotopos Arquitectura

Dibujo realizado por Diego Chueca Casado, Arquitecto Junior en Cronotopos Arquitectura

Dibujo realizado por Diego Chueca Casado, Arquitecto Junior en Cronotopos Arquitectura

Otros Proyectos

Otros Proyectos

Otros Proyectos