Maison Le Voilet

Reforma y diseño de interiores en Paseo Sagasta, Zaragoza

Maison Le Voilet es un proyecto resultado de la relación laboral entre Cronotopos y Venezia Renovazion, que comenzó hace siete años, siendo este proyecto, la tercera oficina que diseñamos para este grupo. Lo que refleja el crecimiento mutuo en todos estos años y en cual estamos encantados de haber podido aportar una parte de nosotros.
Cliente: Venecia Renovazion
Superficie: 148 m2
Estado: Finalizado
Cronología: 2020
Localización: Zaragoza
A nivel arquitectónico, éste es un proyecto con cierto eclecticismo, donde se conjugan una claridad conceptual y espacial propias del uso previsto, como lugar de trabajo, junto a diferentes tintes de referencias de: Zaragoza, París y Estocolmo. Lugares arraigados a la historia del cliente y que potencian la filosofía de la empresa.
Uno de los retos de este diseño consistió en poder juntar ese estilo escandinavo, caracterizado por el uso de la madera en bruto, con un estilo haussmaniano, representado en los tonos azules escogidos, el pavimento de tablones de madera recuperada pintados de blanco y las molduras reinterpretadas con un lenguaje más minimalista. Todo ello contenido en uno de los edificios más simbólicos de Zaragoza.
Conceptualmente, el proyecto se divide en una parte pública y una privada. La zona pública se subdivide en cuatro estancias, comunicadas mediante visuales, diagonales y diferentes densidades en el mobiliario. Como punto de partida y eje del proyecto se tomó la estructura existente de manera que genera una cruz que subdivide el espacio, que junto al mobiliario y las características lamas de madera, nos ayuda a generar privacidad en cada estancia a pesar de estar intercomunicadas. Sin embargo, la zona privada tiene un carácter de oficinas más reconocible, aunque con el objetivo de diseñar espacios fluidos, como baños pasantes que separan diferentes despachos.
La estrategia energética aparece desde el comienzo con un sistema de aerotermia por conductos apoyada por un recuperador de calor y una reforma integral de la envolvente térmica, mediante la incorporación de trasdosados y ventanas de triple vidrio. Toda la instalación de ventilación de impulsión y extracción se integra en un foseado horizontal ubicado en la unión entre techos y paredes.
La clave en Maison le Voilet fue conseguir que la obra estuviera viva. Conforme más explorábamos el estado actual, más sorpresas aparecían, teniéndonos que adaptar a cada proceso, poniendo ese énfasis en la delicadeza del detalle constructivo que tanto nos encanta.
Se desnudo la estructura existente para y mantener la brutalidad de los materiales preexistentes como el hormigón y el acero, así mismo hubo que adaptar foseados y encuentros integrando iluminaciones indirectas a los nuevos elementos que emergían en el proceso evolutivo del proyecto. Ese brutalismo se refleja también en los nuevos materiales introducidos. Las lamas de madera consisten en tableros tricapa de encofrado colocadas en bruto con un tratamiento de barniz al agua, como si se tratase de una transfusión directa del árbol a la obra.