Rehabilitación de fachadas en Zaragoza

¿Te has planteado alguna vez que le pasaría a tu piel si estuviera siempre expuesta a las inclemencias atmosféricas? ¿Has pensado que ocurriría si no existiera una renovación celular que te defendiera contra heridas y quemazones?

Afortunadamente no lo habrás hecho porque estas acciones son inherentes a ti y la fisionomía del ser humano. Son sucesos pasivos que ocurren quiera uno o no quiera porque residimos en un organismo cambiante que se adapta al medio.
Nuestras viviendas, como nosotros, también son organismos cambiantes que actualizamos constantemente, pero a diferencia de nuestro cuerpo, su adaptación es siempre un acto voluntario. Nos gusta renovar nuestro entorno y adaptar nuestra manera de habitar a las últimas facilidades que nos ofrece el mundo de hoy. Nos encanta cambiar de cocina, baño, pavimento, televisión, pintura, mobiliario y todo aquello que influya espacialmente sobre nosotros. No obstante, y aunque nos preocupemos mucho por nuestras viviendas, siempre lo hacemos de muros para dentro, dejando cualquier material en contacto con el exterior como elementos ajenos a nuestro dominio y responsabilidad.
Sin embargo, es común que las fachadas de nuestros edificios necesiten rehabilitarse o repararse cada 25 años y es en ese momento cuando debemos estar informados y optar por repararla superficialmente o adaptar esa piel de nuestro edificio a los avances técnicos que nos permiten las nuevas tendencias constructivas.

“Aunque nos preocupemos mucho por nuestras viviendas, siempre lo hacemos de muros para dentro, dejando cualquier material en contacto con el exterior como elementos ajenos a nuestro dominio y responsabilidad. ”

Rehabilitación de Fachadas en Zaragoza

De acuerdo con lo anterior, en Cronotopos siempre recomendamos seguir los siguientes puntos para acometer cualquier reparación en fachada.

  1. La visita de un técnico para localizar y cuantificar las patologías es especialmente relevante siempre que sea necesario expedir un certificado de idoneidad para poder eliminar las causas que motivaron una ITE (Inspección técnica del edificio) desfavorable. Es muy común que comunidades de propietarios encuentren dificultades a la hora de certificar unas obras que no han sido revisadas por un arquitecto o arquitecto técnico.
  2. Una vez localizados los daños se debe decidir el tipo de solución a llevar a cabo como reparación, en función de la visión global de la intervención. El primer punto que determinar es evaluar si para los trabajos a realizar en la fachada es necesaria la instalación de un andamio, esta cuestión es la más relevante ya que suele ser la partida más valiosa de una obra de estas características. Si se opta por la colocación de andamios, no tiene sentido una reparación superficial que no sea capaz de amortizar el coste de los andamios o medidas auxiliares. La instalación de andamios necesita una licencia municipal y un certificado de dirección de montaje de andamios expedido por un técnico competente. Si las obras a realizar son de naturaleza menor recomendamos el empleo de personal especializado en trabajos verticales. Debido a la reducción de costes respecto al montaje tradicional de andamios, esta forma de trabajar es recomendable para la realización de reparaciones puntuales y rápidas.
  3. Si además de reparar los aspectos dañados de la fachada, se quiere mejorar energéticamente el edificio, es conveniente realizar una inversión mayor. Está comprobado que estas intervenciones de aislamiento por el exterior y sobre edificaciones deficientemente aisladas, acaban siendo inversiones muy positivas para las comunidades de vecinos. Éstas, suelen ser amortizadas entre 5 a 10 años, pero el problema al que se enfrentan las comunidades suele ser la financiación para acometer dicho coste inicial.
  4. La principal forma de financiación de toda comunidad de vecinos suele ser la bancaria pero, hoy en día y con iniciativas como “La estrategia a largo plazo para la rehabilitación energética en el sector de la construcción en España” (ERESEE 2017) se están impulsando y fomentado económicamente estas iniciativas, tanto de comunidades de vecinos como de particulares, desde un marco estatal.

“Está comprobado que estas intervenciones de aislamiento por el exterior y sobre edificaciones deficientemente aisladas, acaban siendo inversiones muy positivas para las comunidades de vecinos.”

Rehabilitación de edificios en Zaragoza

La rehabilitación de fachadas es una necesidad periódica para la gran mayoría de nuestros inmuebles. Hasta tiempos muy recientes se optaba mayoritariamente entre tres soluciones, la primera consistía en reparar los enfoscados mediante morteros de cemento para posteriormente pintar la fachada cada cierto número de años, la segunda opción consistía en aplicar enfoscados tipo monocapa como solución técnicamente más avanzada y la tercera opción denominada como enfoscado en base de mortero de cal, aunque era mucho menos utilizada, suponía un intermedio técnico entre las dos anteriores. En la actualidad, las soluciones nombradas están siendo sustituidas por sistemas dotados de aislamiento térmico como pueden ser los sistemas ventilados o SATE (Sistema de aislamiento térmico exterior). Además de los condicionantes estéticos, la tendencia actual en rehabilitación de fachadas es tratar con especial importancia las soluciones técnicas que permitan ahorros energéticos y económicos por un menor o nulo mantenimiento. Las mejoras de las soluciones más novedosas a las tradicionales son principalmente las siguientes:

  • Mejorar las características de aislamiento térmico.
  • Mejorar las características del aislamiento acústico.
  • Reducir los consumos energéticos por climatización ahorrando entre un 30% y un 45% en gastos energéticos.
  • Mejorar el periodo de vida útil de los acabados de fachada de 8-10 años hasta 50 años que puede durar un sistema SATE.
  • Amortización del coste de la obra de 5 a 10 años debido a la reducción en el gasto energético y el mantenimiento.

“La tendencia actual en rehabilitación de fachadas es tratar con especial importancia las soluciones técnicas que permitan ahorros energéticos y económicos por un menor o nulo mantenimiento.”

Rehabilitación profesional de fachadas en Zaragoza

Tenemos que empezar a considerar a los edificios como elementos vivos, que necesitan mantenimiento y en ocasiones reparaciones. Las nuevas tecnologías están ayudando a mejorar la calidad de estos, y los nuevos marcos políticos y ayudas gubernamentales están consiguiendo que las nombradas soluciones sean viables económicamente. La revolución energética del mercado inmobiliario está comenzando ahora y es fundamental unirse a un buen equipo de técnicos competentes para conocer las mejores soluciones que el mercado constructivo nos puede ofrecer.
En CRONOTOPOS arquitectura disfrutamos haciendo este tipo de intervenciones porque sabemos que es siempre es un valor seguro para el cliente. Desde nuestro estudio apoyamos todas aquellas iniciativas que tienen que ver con la rehabilitación de fachadas y la concienciación de la sociedad para invertir y actualizar su mercado inmobiliario, porque nunca olvidemos que una edificación aislada, ventilada y sin humedades, ayuda y va de la mano para conseguir un habitante sano.

Escrito por Alejandro Lezcano Maestre, publicado por Cronotopos.