La historia de sus casas prefabricadas de hace más de 100 años

Durante mucho tiempo los arquitectos respondieron a las normas clásicas impuestas por unos ideales muy arraigados en la sociedad. Pero gracias a quienes se atrevieron a cuestionarlo, ahora sabemos lo importante que es mirar primero en la industria, ver qué nos ofrece y entonces, proyectar, siendo coherentes con los avances de nuestro tiempo. ¿Es la prefabricación algo nuevo? ¿Cuáles han sido las primeras construcciones usando dicho método? ¿Qué arquitectos se han interesado por esto?

Frank Lloyd Wright, arquitecto americano quien ejerció entre finales del siglo XIX y principios del siglo XX, fue uno de los primeros en llevar la industria a la arquitectura. Reformuló el tradicional sistema balloon frame, (entramado de madera) logrando una construcción prefabricada que, al mismo tiempo, era versátil en función de las exigencias de cada encargo.
Hizo casas que podrían construirse con módulos de fábrica y ser ensambladas en el emplazamiento del proyecto, reduciendo los costes laborales y, por tanto, reduciendo el precio final de las viviendas. Para él la estandarización era inevitable, y creía que el arquitecto debía pensar en los materiales a disposición.
Otros maestros como Walter Gropius o Buckminster Fuller, demostraron que esta relación con la industria no tiene por que basarse solo en elementos estandarizados, vieron que la arquitectura podía estar estrechamente ligada a la ciencia y dirigida con un espíritu crítico podía ser elevada a arte. Así pues, la simbiosis entre industria y arquitectura se fue forjando mientras se construía con nuevos sistemas.

“Para él la estandarización era inevitable, y creía que el arquitecto debía pensar en
los materiales a disposición.”

Biosphere Montreal

Estos novedosos métodos pasaron a formar parte de nuestras vidas. Algunas de estas construcciones de Frank Lloyd Wright son un buen ejemplo de como la industria puede complementar la arquitectura a través de la utilización de elementos prefabricado. Las siguientes casas prefabricadas construidas hace más de 120 años son ejemplos de ello.

Kalil House (prefabricados de hormigón)

Se trata de una de las Casas Usonianas. Su objetivo era conseguir una vivienda asequible para el americano medio de los años 30, para ello usó sistemas constructivos económicos y sencillos. Éstos combinaban dos formas complementarias de reducción de costes, una construcción tan sencilla que no necesite operarios especializados y que pudiera montarse directamente en el taller y llegar al emplazamiento ya montada. Se construían directamente en la obra la solera de hormigón y un núcleo de ladrillo o piedra local, pero tabiques de lamas y listones montados desde el taller. Esto daba lugar a líneas rectas y formas geométricas simples, formas más abstractas que sus anteriores proyectos.

Kalil House, una obra poco conocida, fue construida en 1955 para el matrimonio Toufic y Mildred Kalil en Manchester, New Hampshire (Estados Unidos). Para esta casa usó el Sistema de Construcción Automática Usionana (UABS), su propio método que consistía en utilizar bloques de hormigón prefabricados. Los conceptos usionianos están presentes en toda la construcción y se aprecian formas geométricas abstractas y naturales. Solo se construyeron siete casas con este sistema.

“Se construían directamente en la obra la solera de hormigón y un núcleo de ladrillo o piedra local, pero tabiques de lamas y listones montados desde taller”

Prefabricadas evolucion

Se puede disfrutar de distintos bares durante la noche como El Federal que presenta un interiorismo con un ambiente humilde sin ser austero y simple pero no escaso. Se consigue así un efecto de elegancia y desenfado al mismo tiempo. El espacio queda ocupado con grandes mesas de madera oscura y unos taburetes marrones de medio respaldo con una sencillez arcaica. Unas lámparas antiguas cuelgan decorando el lugar e iluminando las macetas que hay sobre las mesas. La luz no es muy intensa, tenue, crea una atmósfera familiar. Hay dibujos en las paredes y la barra tiene un acabado de baldosas triangulares de colores neutros. Es el diseño de interiores de un bar en Zaragoza que bebe de la tradición, pero respira aires nuevos.

Prefabricados Hormigon

Pope-Leighey House (prefabricados de madera)

Al igual que Kalil House es también una de las Casas Usonianas. Para economizar Wright utilizaba preferentemente madera laminada de cedro para muchos de los elementos de estas casas, incluyendo tanto los tabiques y la cubierta como el mobiliario. Tras una etapa de crisis hay un intento por regenerar la cultura norteamericana excesivamente especulativa.

Así pues, la materialización se adapta al mercado, con materiales baratos y bien aprovechados. Con este pretexto, aparece la posibilidad de crear nuevas tipologías de viviendas adaptadas tanto a la economía como a la industria del momento, que permitía generar prototipos de vivienda modulares de bajo coste como esta. Redujo costes mediante el uso de materiales locales, y reduciendo la huella humana sin sacrificar la comodidad. La estructura incluía una malla geométrica que facilitaba la prefabricación y además, daba unidad al conjunto. Su malla podía ser tanto rectangular, como es el caso de la Casa Pope-Leighey, triangular o hexagonal.

“Redujo los costes mediante el uso de materiales locales, y reduciendo la huella humana sin sacrificar comodidad.”

Prefabricado de madera

Casa Wichita (prefabricados de aluminio)

En 1944, las fábricas de aviones de combate americanas ante la reducción de su fabricación debieron adaptarse y buscar un producto alternativo. Las casas para trabajadores eran una buena opción. El famoso arquitecto Richard Buckminster Fuller ideó la Casa Wichita, un icono arquitectónico en cuanto a casas ligeras e industrializadas se refiere. Todos sus diseños fueron pensados para ser producidos en masa con el medio más sencillo y más sostenible posible. Consistía en una construcción metálica suspendida de un mástil central. La casa fue pensada como casa rural que solucionase los problemas habitacionales de la postguerra y de las personas con bajos recursos.

El revestimiento exterior se realizó con el mismo material usado para los aviones Beech, aluminio Duralumin brillante, reciclado de los materiales sobrantes en su construcción. A modo de ventanas, una cinta de plexiglás fijo permite la entrada de luz natural. El remate en la parte superior se realiza con un “casco” metálico donde se genera el sistema de ventilación. Esta casa prefabricada diseñada por Fuller tiene una altura de casi 5 metros sobre el nivel del suelo y un volumen de 340 m3. Fue considerada una de las primeras casas sostenibles y estaba pensada para ser íntegramente transportada en helicópteros.

Prefabricados aluminio

En Cronotopos diseñamos casas modulares y prefabricadas, intentando estar al día con los avances, sobre todo los de eficiencia energética y huella energética minimizada. Debemos estar concienciados con el tiempo, CRONOS, y el lugar, TOPOS, en que vivimos. Aunque la prefabricación de viviendas parezca una industria novedosa, ésta tiene más de cien años gracias a grandes arquitectos como Frank Lloyd Wright, autor de la famosa Casa de la Cascada, que implementaron estos métodos de construcción como herramienta de una buena arquitectura adelantada a su tiempo.

Casa cascada

Escrito por Teresa Hernández Lorente, publicado por Cronotopos.