Vida en dos alturas

Proyecto de interiorismo en Zaragoza

El edificio Rosae es una urbanización que se compone de 130 viviendas Passivhaus de obra nueva. Se encuentra en el barrio zaragozano de Montecanal. Cuenta con distintos equipamientos como piscinas y pistas deportivas. Allí viven Sandra y Alfonso, quienes nos pidieron un proyecto de interiorismo para su vivienda. Querían que reflejara contemporaneidad y dinamismo.

Cliente: Sandra y Alfonso
Superficie: 130 m2
Estado: En proceso
Cronología:Mayo 2019 – Actualidad
Localización: Montecanal, Zaragoza
Tipo de obra: Proyecto de interiorismo
Precio construcción: 1500 euros

La certificación Passivhaus quiere decir que se alcanza el máximo confort con la mínima energía. En este caso se trata de un dúplex. Un espacio a dos alturas es el elemento principal, queda una pared blanca y existe la posibilidad de que el estudio aporte un collage personalizado que complemente el diseño de interiores. Este es un ejemplo creado por nuestra colaboradora Sara Zanigni.

La certificación Passivhaus quiere decir que se alcanza el máximo confort con la mínima energía. En este caso se trata de un dúplex. Un espacio a dos alturas es el elemento principal, queda una pared blanca y existe la posibilidad de que el estudio aporte un collage personalizado que complemente el diseño de interiores. Este es un ejemplo creado por nuestra colaboradora Sara Zanigni.
La estancia principal consiste en un espacio inundado por la luz. El techo alto pertenece a la zona salón, mientras que el techo bajo a la zona comedor. Se ha aprovechado este aporte arquitectónico para diferenciar estos espacios de distinto uso pero que pueden funcionar en conjunto.

Líneas contemporáneas y homogéneas dibujan la geometría del espacio principal. El televisor ha sido integrado en la pared de modo que da continuidad a esa imagen de limpieza y perfección que busca este diseño de interiores.

Respecto a los muebles elegidos, se ha tenido especial cuidado en su estética y es una cuestión que se debe revisar constantemente. Son los elementos que le dan vida al espacio, los que lo hacen útil, habitable. En general pueden servir para aportar mucho carácter al diseño de la vivienda. Los clientes deben sentirse cómodos con el mobiliario elegido ya que va a formar parte de sus vidas, estará presente en su día a día. Para el proyectista el diseño de interiores, el acabado, también es una cuestión clave, por muy bien que se ejecute una obra, a veces, los toques finales pueden ser decisivos.

El diseño de interiores (además de a la estancia y dormitorio principales) se ha llevado hasta los baños, unificando el aseo y baño de los niños, para dotarlo de ducha y bañera; y tratando el del dormitorio principal. Se ha seguido optando por colores pastel combinándolos con texturas y acabados pétreos. La grifería es metálica, con un nostálgico color cobre.

Todas las propuestas se contrastarán con los gustos de Sandra y Alfonso, para sí, lograr el mejor resultado posible.

Dibujo realizado por Teresa Hernández Lorente, Arquitecto Junior en Cronotopos Arquitectura